Paul Jung: Un fotógrafo del Mundo

Stefania Tejada 

“One to Watch” declaró el año pasado W Magazine refiriéndose al fotógrafo Paul Jung. Nacido en Kaohsiung, Taiwán quién se ha destacado a nivel mundial por su magnífico trabajo.  Creció en Australia, estudió y trabajo en Milán, al igual que en Shangai, Beijing y Bangkok; actualmente reside en la ciudad de Nueva York. 

Su trabajo presenta placer en el manejo de materiales inusuales en correlación con el movimiento, y un sentimiento arquitectónico que trasciende a través de los cuerpos de sus modelos.  Aquellos que transforma en esculturas minimalistas y piezas de arte. Los reflejos, las alteraciones y barridos de los rostros en sus fotografías son excepcionales.

Jung no se siente particularmente atraído por la “belleza tradicional”, ya que los diferentes medios de comunicación nos han abrumado de tal manera con los estereotipos de belleza cualificados y aceptados por la sociedad. Todo lo contrario, se siente seducido por rostros y personalidades que permiten transmitir el estado de ánimo estético que el fotógrafo busca lograr. Comenta que es una de las razones por las que se situó en la ciudad de Nueva York. La escena de la moda es bastante peculiar en cada ciudad y lo que le atrae de esta no es un look en particular, pero el hecho de que es el hogar de una gran variedad de personas y gustos. “La gran mayoría de las ciudades en el mundo, pueden ser bastante limitantes en términos de estética, y no existe una apertura a ideas nuevas.”

También argumenta que durante su trabajo en el negocio de la moda, encuentra bastante inquietante y preocupante la generalización y comercialización de ciertos looks. “El hecho de que puedes estar en una pequeña villa en China o en un pueblo en Netherlands, y las personas se ven cada vez más parecidas, y al mismo tiempo con una gran falta de personalidad. Habiendo dicho esto, algunas de las personas más inspiradoras que sigo en Instagram, provienen de muy pequeños pueblos en lugares que no asociarías con ‘Moda’. Es bastante inspirador”, comenta el fotógrafo.

Paul Jung produce imágenes o piezas de arte que estimulan visualmente al espectador, su fascinación hacia la producción de imágenes, hacia la manipulación que transmiten un mundo poseído por la abstracción y la simplicidad es la percepción de una fotógrafo que proviene del mundo. Una ambición por erradicar un trabajo de medios genéricos crea en él un deseo de cambio. La manipulación de materiales como el plástico, la silicona y otros medios en correlación con el tiempo y el movimiento. Sus “estudios” ofrecen una perspectiva espléndida e impecable de cómo objetos mundanos se transforman para replicar objetos de una calidad etérea.

“[The studies are] a nice break as it allows you to get lost in details and abstractions. Working with people, often you get caught up in the ‘interaction’ with your talent, and navigating people’s personalities can sometimes be a distraction.”