Alvar Alcalde Vega

Words: Laura Matamoros

 

 

¿Quién es Alvar Alcalde tanto en el ámbito personal como profesional?

Creo que es un pregunta a la que yo mismo no podría dar respuesta. Quien me rodea, convive día a día conmigo, trabaja a mi lado, quien me conoce mucho o poco, quien me quiere o no tanto; ellos son quienes deberían responder a esta pregunta.

 

¿Continuas con el diseño de interiores? ¿Qué lo llevo a decidirse por la ilustración?

Si, en estos momentos mi profesión y mi medio de vida es el diseño de interiores, tengo mi propio estudio de interiorismo y soy propietario de una tienda de decoración y mobiliario de diseño en mi ciudad.

Desde niño crecí junto a un papel y unos lápices de colores y acabé cursando estudios artísticos, pero atrapado por el mundo del diseño de interiores dejé un poco de lado la faceta del dibujo artístico. Hace unos años y animado por mi pareja volví a retomar esta parte de mí que ya tenía casi olvidada, volví a coger un lápiz y una hoja en blanco y empecé a hacer retratos a familiares y amigos. Así fue como poco a poco fui descubriendo el mundo de la ilustración.

 

¿De dónde nace el interés por la ilustración y la moda?

La moda es otra de mis pasiones, y utilizo la ilustración como el medio de transporte para acceder a este mundo mágico. Disfruto con ella, me inspiro de ella, aprendo de ella. La moda es la base esencial de mi trabajo como ilustrador.

 

¿Cuál es la intención de su trabajo? ¿Qué busca reflejar o comunicar?

Como cualquier artista, mi intención es transmitir un sentimiento, una sensación, un recuerdo, un momento vital, pequeño o grande, intenso o fugaz, pero transmitir algo.

 

Háblanos de tu técnica.

Reinterpreto y combino imágenes ya existentes, buscando un efecto “collage”, ya sea a través del lápiz o de técnicas digitales. Mi trabajo es realista y con bastante detalle, aunque mezclado con trazos marcados e inacabados.

 

¿Por qué la ilustración puede ser una de las alternativas a la fotografía?

Los artistas no tienen límites ya que la imaginación carece de ellos, pero a veces la técnica, los medios de representación, el tiempo material o la propia realidad, pueden llegar a producirlos.

La ilustración puede llevarnos a cualquier lugar imposible, vestirnos o desnudarnos de cualquier forma, crear seres mágicos; cualquier sueño, cualquier cosa imaginable puede ser dibujada.

 

¿Por qué cree que los diseñadores están más abiertos hacia la ilustración de moda?

La moda y la ilustración siempre han estado unidas. Cualquier diseñador, antes de concebir una pieza utiliza una hoja en blanco, imagina, crea y lo representa. Por eso, de esta forma siempre existe esa conexión entre el diseñador y la ilustración. Como una simbiosis, el ilustrador de moda se nutre del diseñador y este a su vez se inspira en la ilustración y en el arte.

 

¿Cuál es su fuente de inspiración?

Aunque reconozco que influye mucho mi estado de ánimo a la hora de inspirarme, elegir un tema y crear una ilustración, mis obras casi siempre están inspiradas por la moda y por las tendencias, me alimento principalmente de las obras de los jóvenes creadores pero también me encantan las creaciones de las grandes firmas.

 

¿Si pudiera vivir a través de otro artista, cuál seleccionaría? ¿Por qué?

Sin dudarlo, y aunque mi estilo y mi obra no se le parezca, elegiría vivir a través de la imaginación y las manos de Hieronymus Bosch, El Bosco. Poder integrar toda esa pasión, locura, divinidad y tormento.

Me encanta su trabajo tan rupturista para la época, sus temas controversiales, mezclando la religión, el pecado, o los sentimientos humanos. Como transforma su obra en una gran alucinación visual cargada de pequeños e infinitos detalles. Convirtió sueños en realidad.

 

¿Qué le hace a usted único como persona y cómo artista?

No me considero ni único como persona, ni como artista. Soy una persona que le gusta su vida, lo que hace; me rodeo de lo que me hace ser feliz, que intenta disfrutar de cada momento positivo y aprender de lo negativo, una persona que vive y deja vivir. En definitiva, cualquier persona desea y busca estos mismos sentimientos, por lo tanto no creo que todo esto me convierta en alguien único o diferente, aunque si lo pienso desde otra perspectiva. Sí, todos al final nos convertimos en algo único.